México el país de las maravillas

Escoge, recorta, arma, colorea y pega tu modelo preferido: jaguar, mariposa monarca, tortuga verde, vaquita marina y lobo mexicano. Éstas son especies que están en riesgo de desaparecer para siempre. Conócelas y aprende sobre ellas con las manualidades de ésta sección.

Materiales. Lo primero que deberás hacer es conseguir una impresora, de preferencia que imprima a color. Si eres un niño pequeño pide a un adulto que te ayude a imprimir los archivos en los que vienen las plantillas. Los materiales que necesitas para armar el modelo que hayas elegido pueden variar de un modelo a otro; pero los más utilizados son: tijeras, pegamento (uno que no sea tóxico), pinturas acrílicas, pincel, ojos locos, mantel para limpiar pinceles.

Área de trabajo. De ser posible debe ser una mesa firme, lisa y que no afectes a otras personas; por ejemplo pide a tus papás que te asignen un área en el comedor o la cocina, o puede ser el pupitre de tu escuela o en una biblioteca (no olvides guardar silencio). Donde acostumbres a sentirte a gusto. También considera que no estés a la intemperie, es decir en un lugar destapado pues lo mejor es que no te de el sol o de lo contario que no llueva sobre ti y tus modelos

Manos a la obra. Si escogiste un modelo sin color, lo primero que deberás hacer es pintarlo de preferencia lo más parecido al verdadero. Puedes buscar fotos de animales en el banco de imágenes de CONABIO sigue esta liga: bdi.conabio.gob.mx En todos los modelos deberás recortar con cuidado los bordes de la figura. Después realizar los dobleces necesarios y cortar las líneas punteadas; habrá que pegar unas partes sobre otras para dar un poco de volumen o forma a tus modelos. Si no coincide las partes, ¡improvisa! Es lo más divertido. Deja secar cada parte para que te queden bien, esto probablemente tarde varios minutos entre una parte y otra. Básate en las fotos para que sepas como deberá verse el modelo terminado. También has variaciones. Si pintas el jaguar de negro tendrás una máscara de pantera. Si alargas las orejas del lobo y recortas mucho el hocico tal vez parezca un zorro.